Free counter and web stats NoticiasTrujillo.pe
* Salvaje violación de guadalupano Torres Yagi provocó la muerte de menor en Japón
martes, 04 de julio de 2006

Autopsia practicada a la menor revela impactantes detalles
HIROSHIMA. A pesar que la semana pasada Kenichi Kinoshita pidió a los medios de comunicación que revelen los detalles de la violación sexual y posterior muerte de su hija Airi de apenas 7 años de edad perpetrada por el peruano José Manuel Torres Yagi (nacido en la ciudad de Guadalupe, a tres horas de Trujillo), gran parte de la prensa nipona mantuvo una posición reservada y apenas revelaron que la pequeña fue ultrajada.

"Japón en Español" tuvo acceso a los detalles de lo acontecido en horas de la tarde del pasado 22 de noviembre al interior de la vivienda del peruano de ascendencia japonesa ubicado en el barrio de Aki en la ciudad de Hiroshima, basados en el reporte oficial elaborado con la autopsia practicada a la víctima y la confesión del propio asesino.
Según la acusación fiscal, la niña de 7 años fue violada varias veces por Torres Yagi.  En un primer instante, el guadalupano insertó sus dedos en las partes íntimas de la menor y procedió a masturbarse.
Luego la penetró en reiteradas ocasiones provocándole una gran hemorragia interna, hecho que generó en el agresor mayor excitación porque en vez de detenerse prosiguió en su ataque sexual.
Finalmente, el peruano que ingresó al territorio nipón utilizando una identidad falsa, procedió a violar a la menor contra natura, hecho que según la necropsia de ley provocó la muerte de la niña quien sufrió un paro respiratorio.
EL DATO
El próximo martes 4 de julio, la Corte del Distrito de Hiroshima dará a conocer la sentencia al peruano quien ha justificado su condenable accionar manifestando que "el diablo se apoderó de su mente". La prensa japonesa especula que José Manuel Torres Yagi será condenado a la pena de muerte.

 
< Anterior   Siguiente >
Publicidad NoticiasTrujillo.com Directorio Empresarial SLEE Anuncie en NoticiasTrujillo.com
Búsqueda personalizada